miércoles, noviembre 22, 2017

PREVIA Rosenborg - Real Sociedad. La clasificación no tiene que esperar

La Real goleó al Rosenborg en Anoeta.
Primer día clave para el futuro europeo de la Real, que puede dejar certificado su pase a la siguiente ronda en esta quinta jornada de la liguilla (jueves, 19.00 horas, Lenkerdal Stadion, beIN Max 1). Si la Real puntúa en su visita al Rosenborg, estará en el próximo bombo de la Europa League. Si pierde, se lo jugará en la última jornada, ante un Zenit que ya sería primero. Y sumar los tres puntos dejará en el aire la primera plaza del grupo para una final con el equipo ruso. La importancia del choque está fuera de toda duda y como tal lo tiene que afrontar el equipo de Eusebio, que tiene una importancia ausencia, la de Zurutuza, y que sigue obligada a despejar las dudas de su irregular comportamiento de esta temporada, en la que sigue combinando grandes actuaciones con decepciones importantes como las de las dos últimas salidas ligueras. Europa, de momento, es otra historia y la Real sigue en disposición de hacer algo grande. Por eso es importante certificar ya la clasificación.

Eusebio no ha despejado las incógnitas porque, como suele ser habitual en los viajes europeos, ha desplazado a más jugadores de los que podrá tener en el césped y en el banquillo. En este caso, 20, de los cuales habrá dos descartes. Uno será el tercer portero, Zubiaurre, y el otro, si se cumple lo que hasta ahora hemos venido viendo en lo que llevamos de temporada, bien podría ser Rubén Pardo. La mencionada ausencia de Zurutuza por lesión, que se une en la enfermería a Guridi y a Agirretxe, y en cierta manera a Carlos Martínez, que aunque ya tiene el alta médica aún sigue en ese proceso de rodaje que Eusebio quiere darle antes de que tenga minutos, se une a un descarte algo sorprendente, el de Llorente, al que el técnico txuri urdin da descanso en este encuentro, el último desplazamiento europeo de la primera fase.

El once, en teoría, no presentará muchos cambios con respecto al equipo tipo de los últimos encuentros. Rulli estará bajo palos. Odriozola y Kevin serán los laterales, aunque no se puede descartar que De la Bella tenga opción de jugar su encuentro 200 en la Real, con Iñigo Martínez y Elustondo como centrales. Navas es una opción algo más arriesgada, porque no ha demostrado estar en condiciones óptimas cuando ha estado sobre el césped. El centro del campo contará con dos de los tres titularísimos, Illarramendi y Xabi Prieto, y queda por ver quién será el sustituto de Zurutuza, papel que se juegan Zubeldia y Canales. En ataque, Oyarzabal y Willian José parecen seguros y la última plaza del once, siempre y cuando Canales no cuente para este puesto, se la jugarían Vela, Juanmi y Januzaj. A la espera del descarte, menos opciones de ser titulares tienen Toño, Pardo y Bautista.

Con el Zenit líder del grupo con 10 puntos, la Real segunda con nueve, el Rosenborg tercero con cuatro y el Vardar cuarto con su casillero en blanco, las cuentas son sencillas. Si la Real puntúa, estará en los treintaidosavos de final, porque al menos mantendría los cinco puntos de ventaja sobre el Rosenborg con solo tres por jugar. En caso de perder ante el Rosenborg, hay dos escenarios. Si la derrota es menor que el 4-0 con el que la Real superó a los noruegos en Anoeta, le bastaría un empate en la última jornada ante el Zenit. Si no, tendría que ganar si el Rosenborg hace lo propio ante el Vardar. En caso de que la Real certifique la clasificación en esta jornada, quedaría en disputa la primera plaza del grupo. Dando por segura la victoria del Zenit ante el Vardar, la Real dependería de sí misma en la última jornada para ser primera en cualquier caso. Si empata, quedaría tres puntos por detrás del Zenit, por lo que tendría que superar el 3-1 con el que cayó en Rusia. Si alcanza doce puntos en esta jornada, le bastará con ganar por cualquier marcador.

Con este encuentro ante el Rosenborg, la Real visitará Noruega por primera vez en su historia. Este país se convertirá en el vigésimo que acoja al cuadro txuri urdin en sus visitas europeas. Es la primera vez también, en las tres liguillas que, con esta, ha disputado la Real, que puede dejar certificada su clasificación antes de la última jornada. En la Champions de la temporada 2003-2004 logró el pase con un empate en el último partido, jugado en Anoeta ante el Galatasaray, y en la misma competición de la temporada 2013-2014 llegó al último encuentro ya eliminada e incluso sin posibilidades de alcanzar la tercera plaza y caer a la Europa League. Si gana, la Real logrará su mejor liguilla europea a domicilio, porque sumaría seis de nueve puntos posibles. Su récord está en los cuatro que logró en la 2003-2004, ganando al Galatasaray por 1-2 y empatando a dos con Olimpiakos. Será el 35º partido europeo a domicilio, de los cuales la Real ha ganado ocho, ha empatado seis y ha perdido 20.

jueves, noviembre 16, 2017

PREVIA Girona - Real Sociedad. Ser ambiciosos exige ganar partidos como este

Carlos Martínez, en la última visita a Montilivi, en 2010.
Vuelve la Real a la Liga tras el nuevo parón de selecciones (viernes, 21.00 horas, Montilivi, beIN La Liga) y vuelve con ganas de dar ya el salto a las posiciones europeas. Nadie en la Real tiene dudas de que el objetivo de esta temporada tiene que ser ambicioso, todas las semanas algún responsable del equipo o del club habla abiertamente de ello. Y para alcanzar esas metas, es importante ganar partidos como el que afronta en Girona, su primera visita en Primera División al campo gerundense. Y, ojo, no porque el Girona vaya a ser un equipo fácil, ni mucho menos, porque en su último partido como local ganó al Real Madrid. Pero la Real necesita dar un nuevo golpe sobre la mesa que frene la irregularidad de los últimos meses y devuelva a los de Eusebio a la senda triunfal con la que comenzó la temporada. Son tres puntos muy importantes para que Anoeta vuelva a ser importante y permita a la Real acostumbrarse a sumar de tres en tres.

La noticia de la convocatoria está en la ausencia de Vela por una gastroenteritis. El mexicano está en sus últimas semanas de txuri urdin y por ahora está teniendo demasiadas dificultades para despedirse de la mejor manera. Vela queda fuera por motivos físicos junto con Guridi y Agirretxe. Carlos Martínez, con el alta desde hace tiempo, sigue esperando la oportunidad de sumarse al grupo. Y los dos descartes por motivos técnicos no deparan ninguna sorpresa. A Navas le sigue pesando mucho la lesión que sufrió en la segunda jornada de Liga y ahora mismo parece el cuarto central de la plantilla, y Pardo es, claramente, el jugador menos del gusto del entrenador txuri urdin, lo que nuevamente le vuelve a dejar fuera de la convocatoria. Ya es demasiado obvio que la estrella de Pardo en la Real está bastante apagada y parece complicadísimo que pueda cambiar el viento para él.

Teniendo en cuenta que los internacionales han llegado bien, lo normal es que el once que coloque Eusebio en Montilivi se aproxime mucho al equipo ideal. Así, jugarían Rulli bajo palos, Iñigo Martínez y Diego Llorente como centrales, con Odriozola y Kevin en los laterales. El centro del campo será el predilecto por el técnico realista, el que forman Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto. Y en ataque son fijos Oyarzabal y Willian José, mientras que la última plaza del equipo se la disputa un abanico de jugadores bastante amplio, el que forman Canales, Januzaj y Juanmi, sin que esté muy claro quién parte con ventaja. Para el banquillo quedarían con teórica seguridad Toño Ramírez, Aritz Elustondo, De la Bella, Zubeldia y Bautista.

Con su victoria en el derbi guipuzcoano ante el Eibar, ala Real vuele a estar al borde de las plazas europeas, se colocó séptima con 17 puntos, a dos del sexto, el Sevilla, que tiene 19, aunque de momentos a seis de la zona Champions, que cierra el Atlético de Madrid con 23. El Girona está teniendo un arranque de Liga espléndido, es décimo con 15 puntos, lo que le da un colchón de nueve sobre la zona de descenso. El equipo de Eusebio quiere mantener sus buenos números visitante, ya que solo los cuatro primeros han sumado más puntos que la Real lejos de sus estadios. Son nueve, gracias a las tres victorias. Eso sí, sus dos derrotas a domicilio han llegado en los tres últimos encuentros. El Girona no es, ni mucho menos, uno de los mejores conjuntos locales, ya que apenas ha ganado dos de sus seis partidos en casa. Eso sí, el equipo catalán llega lanzado, con tres victorias consecutivas, incluyendo el 2-1 con el que superó en su estadio al Real Madrid.

Este Girona - Real Sociedad será el primero que se dispute en la máxima categoría del fútbol español. Hasta ahora, estos dos conjuntos solo se habían enfrentado en Segunda División y con un bagaje no demasiado esperanzador para el equipo txuri urdin. De los cinco partidos jugados, solo uno acabó con victoria de la Real, el que se jugó en la temporada 1942-1943, con un marcador de 1-2 y goles de X y X. El cuadro lo completan tres derrotas y un empate. En su último paso por Segunda División hubo dos encuentros entres estos dos equipos y la Real no solo no ganó sino que ni siquiera fue capaz de marcar un solo gol en Montilivi, arrancó un empate a cero, su única igualada en la historia, en la campaña 2008-2009 y cayó por 1-0 en la 2009-2010. La Real, de hecho, solo ha marcado tres goles en esos cinco partidos, los de su única victoria y el que cerró su peor derrota, 4-1 en la campaña 1948-1949.

La última visita de la Real a Girona es la de la temporada del último ascenso txuri urdin a Primera, la 2009-2010, pero ni aún así logró ganar el equipo entonces entrenado por Martín Lasarte. Su derrota, por 1-0, llegó eso sí de manera bastante injusta, tanto por méritos deportivos, aunque el juego fue bastante escaso por parte de los dos equipos, como por la actuación arbitral. Una extraña mano de Ansotegi, en pugna con un atacante del Girona y de espaldas al balón, se convirtió en el penalti que decidió el partido mediada la primera mitad. La Real no hizo un buen partido pero sí tuvo ocasiones de sobra para, al menos, firmar el empate, sobre todo con un disparo cruzado de Aranburu. Bueno, además, fue objeto de un claro penalti todavía en la primera parte, y en la segunda hubo otro, casualmente, por mano que el colegiado decidió no pitar tampoco.

lunes, noviembre 06, 2017

Ya son 13 goleadores

El primero de Januzaj, ante el Eibar.
Adnan Januzaj ha marcado su primer gol con la Real Sociedad y amplia la nómina de goleadores de la presente temporada a trece jugadores. Entre ellos se reparten los 39 goles que ya ha marcado el equipo txuri urdin entre los 16 partidos de Liga, Europa League y Copa del Rey que ya ha disputado, una cifra que convierte al equipo de Eusebio en el de mejor promedio goleador por partido de todos los que juegan la competición doméstica, superando los 41 goles en 18 partidos del Fútbol Club Barcelona. Casi nada. Quién sabe dónde podría estar ahora este equipo con estos datos de no haber mediado la pájara que ha sufrido, de haber fortificado algo mejor Anoeta o de no haber sufrido tantos percances en forma de lesión en su defensa.

Willian José es por ahora el máximo goleador de la temporada con ocho tantos, pero hay que recordar que cuatro de ellos los hizo el mismo día, en el festival anotador ante el Vardar. Por eso, no es exagerado decir que el valor patrimonial del gol ahora mismo es cosa de Oyarzabal. Lleva siete, seis de ellos en Liga. Con el paso de los partidos, estos dos atacantes han impuesto la lógica y desbancado a Diego Llorente como máximo goleador del equipo, que lo fue durante unos cuantos días gracias a los cinco tantos que lleva, dos en Liga y tres en la Europa League. Juanmi, máximo artillero entre todas las competiciones de la pasada temporada, lleva ya cuatro. Y Asier Illarramendi, la gran sorpresa de este ránking, suma ya tres, todos ellos en la Liga.

Xabi Prieto, Aritz Elustondo, con dos cada uno, y Kevin Rodrigues y ahora Adnan Januzaj, con uno, solo han visto puerto en partido de Liga. En cambio, solo han marcado en competición europea Alberto de la Bella, que ha hecho dos, Jon Bautista y David Zurutuza. El único gol de la Copa lo ha hecho Canales. Y ojo, que estos goles tienen su valor. Por ejemplo, el gol de Januzaj ha supuesto para él el final de una sequía de más de un año, no hacía un gol desde agosto de 2016, en la Copa inglesa. Y el que hizo Canales ante el Lleida acababa con casi dos años sin ver puerta, y lo hizo precisamente en la Copa, ante Las Palmas, en diciembre de 2015.

Quitando lógicamente a los dos porteros, Rulli y Toño, quedan ocho jugadores de la primera plantilla por estrenarse. Entre ellos están los dos únicos futbolistas que todavía no han celebrado ningún con el primer equipo, Álvaro Odriozola e Igor Zubeldia. A ellos se suman Iñigo Martínez, Raúl Navas, Rubén Pardo, Carlos Vela (que suma ya más de 450 minutos sin estrenarse), Imanol Agirretxe y el único que todavía no ha podido debutar esta temporada, Carlos Martínez. Tampoco han visto puerta otros dos futbolistas que han debutado desde el Sanse, Andoni Gorosabel y Ander Guevara, aunque este no ha llegado a jugar ni siquiera veinte minutos.

sábado, noviembre 04, 2017

PREVIA Real Sociedad - Eibar. Dos meses sin ganar son ya demasiados

Vela marcó en el último Real Sociedad - Eibar.
Lleva la Real más de dos meses sin conocer la victoria en Anoeta en un partido de Liga, desde que venciera en el primero de los cinco que ha jugado como local, el día 25 de agosto y con el Villarreal como rival. Demasiado. Y llega el Eibar, el derbi guipuzcoano de Primera (domingo, Anoeta, 18.30, beIN La Liga), y la Real ya no puede esperar más para ganar. Eusebio, además, recupera a casi todos sus efectivos y alineará lo más parecido a lo que es su once ideal. Con él tendrá que poner fin a una racha nefasta como local, cuatro sin ganar, y sumar tres puntos que impidan que la cabeza de la Liga se pueda escapar. Y sobre todo para tener una tranquilidad importante ante el nuevo parón de selecciones, al que se puede llegar con un pie en la siguiente ronda de la Europa League y de la Copa del Rey, pero también en una buena posición para sumarse a la lucha europea.

Tener a casi todos los jugadores a su disposición y con este respiro por los compromisos internacionales hace que Eusebio trace con la convocatoria una perfecta radiografía de su grupo. Las ausencias de Carlos Martínez, Guridi y Agirretxe por razones médicas son la única salvedad. Pero, a día de hoy, está claro que Navas se ha quedado como cuarto central de la plantilla, que Pardo lo va a tener muy difícil para jugar hasta que sea la última posibilidad, y que Bautista, incluso después de haber marcado su primer gol de la temporada ante el Vardar, también ocupa el último lugar en el ataque. Ellos son los descartados por razones técnicas en una lista a la que regresan Llorente, Kevin Rodrigues y Vela, y en la que no está Gorosabel, a pesar de su buen partido europeo.

El once, como se ha dicho, será muy parecido al de gala. Rulli estará bajo palos, con Iñigo Martínez y Llorente en el centro de la zaga, y Kevin y Odriozola en los laterales. Eusebio podrá volver a alinear a su centro del campo fetiche, el que forman Illarramendi, que vuelve tras el partido de sanción que cumplió en Getafe, Zurutuza, que reapareció con 45 minutos ante el Vardar, y Xabi Prieto, que precisamente en el choque europeo dejó de jugar un solo minuto después de muchísimo tiempo. Y en ataque parece probable que repitan Oyarzabal, Juanmi y Willian José, aunque no es descartable la titularidad de Januzaj por el malagueño. Quienes parece que tienen menos opciones de entrar en el once son Toño Ramírez, Elustondo, De la Bella, que tendrá que esperar para jugar su partido 200 con la camiseta txuri urdin, Zubeldia, Canales y Vela.

La Real comenzó la jornada en la novena posición, con 14 puntos, a tres de la zona europea y a seis de la de Champions. El Eibar, por su parte, está en la última posición que permite mantener la categoría, la decimoséptima, con 8 puntos, dos por encima del descenso. El equipo txuri urdin solo ha ganado uno de sus cinco partidos en Anoeta, por lo que solo ha sumado más como local que los tres equipos que ocupan los puestos de descenso, Las Palmas, Málaga y Alavés. Eso sí, ha marcado al menos un gol en todos sus encuentros en casa y solo tres han marcado más, Barcelona, Valencia y Betis. Los armeros ganaron en su primera salida, en la primera jornada de Liga, 0-1 al Málaga, y desde entonces cuentan sus desplazamientos por derrotas, además con un contundente balance goleador de 15 goles encajados y solo uno anotado, un total de dos con el de la jornada inaugural.

A pesar de los pocos precedentes que hay entre los dos equipos, la historia es una clara aliada de la Real. El Eibar nunca ha ganado en San Sebastián. En Primera División han sido tres los enfrentamientos entre los dos equipos guipuzcoanos y la victoria se ha quedado en casa en dos ocasiones, con un empate para completar la estadística. Eso sí, son duelos de pocos goles y de victorias por la mínima. La Real nunca ha marcado más de dos y su victoria más amplia es el 2-1 de la temporada 2015-2016. En Segunda tampoco ha conseguido ganar el Eibar en Anoeta, pero en este caso tampoco la Real, puesto que los dos partidos disputados acabaron en empate, a uno en la 2007-2008 y a cero en la 2008-2009.

En el último duelo en el que ambos equipos se vieron las caras, la pasada temporada, la 2016-2017, se rompieron varias estadísticas. Nunca le había marcado al Eibar un jugador no canterano de la Real, y lo hicieron primero Juanmi y después Vela de penalti. Y nunca el Eibar había marcado dos goles en San Sebastián, y con los de Escalante y Pedro León, este ya en el tiempo de descuento, lograron sumar su primer punto en un derbi guipuzcoano de Primera. Fue un buen partido, jugado de poder a poder, y en el que desentonó un tarjetero Undiano Mallenco, que expulsó a Lejeune y a Juanmi, ambos por doble amarilla. Bajo la lluvia donostiarra, la Real pensaba que tenía el partido ganado y su asalto a los puestos de Champions League, pero el disparo de Pedro León en la última jugada del encuentro le birló dos puntos que dolieron más en lo anímico que en lo clasificatorio.

miércoles, noviembre 01, 2017

PREVIA Real Sociedad - Vardar. Una victoria innegociable

Willian José hizo cuatro goles al Vardar la pasada jornada.
La cuarta jornada de la Europa League (jueves, 21.05 horas, Anoeta, beIN Max 4) tiene que ser una victoria obligada. El Vardar llega a Donostia como uno de los peores rivales de la competición y viendo lo que sucedió en tierras macedonias, el histórico 0-6 que lograron los de Eusebio, se antoja totalmente imprescindible sumar los tres puntos, llegar a los 9 en la clasificación y dejar la clasificación casi a punto, en función de lo que suceda en el otro partido del grupo. Eso por lo que respecta a la clasificación, porque tanto en lo anímico como en lo futbolístico el equipo necesita gana, y ganar bien. Getafe ha provocado dudas, ha aumentado la herida que sufre la Real con el elevadísimo número de goles encajados y ha certificado la importancia de su centro del campo titular. Son muchos detalles los que están en juego y todos se verán de otra manera con un triunfo solvente que afiance la buena marcha txuri urdin en la clasificación.

Las rotaciones están haciendo que casi siempre haya muchas noticias en las convocatorias. Eusebio está dejando muy claras sus preferencias e incluso a jugadores señalados. Pardo, en ese sentido, es el más claramente destacado. Otra vez vuelve a quedarse fuera de la lista después de haber pisado el campo en los minutos finales del anterior encuentro. Junto a él, y eso también es noticia, se queda fuera Vela. Por el centrocampista, vuelve Zurutuza, la novedad más importante que llega desde la enfermería. Y es que el resto de los tocados no llegan a tiempo. Llorente y Kevin se quedan así fuera de la lista y verán el partido desde la grada junto a los ya habituales Carlos Martínez, Guridi y Agirretxe.

Sabiendo el rival y con la necesidad de sumar ya en Anoeta en partido de Liga, es probable que haya cambios en el once. Rulli seguirá bajo palos, con Iñigo Martínez y Navas presumiblemente en el centro de la zaga y Odriozola y De la Bella en los laterales. Por delante de ellos, teóricamente volverá Illarramendi, con Xabi Priteto y Zubeldia, que podría ser de la partida y Zurutuza esperar hasta el domingo para regresar a la titularidad. Por delante de ellos, una incógnita. Es difícil decir quién va a entrar en el once de entre el grupo que forman Canales, Juanmi, Januzaz, Oyarzabal, Willian José e incluso Bautista. Los que tiene muchas papeletas de empezar el partido en el banquillo son Toño Ramírez, Gorosabel, Elustondo y Navas.

La Real no puede dejar certificada su clasificación para los dieciseisavos de final en esta cuarta jornada, pero sí puede quedar muy bien encaminada. Es segunda con seis puntos, tres por debajo del Zenit y tres por encima del Rosenborg. Cierra la clasificación el Vardar, que cuenta sus partidos por derrotas. Si tanto Zenit como Real ganaran sus encuentros, la distancia entre los realistas y el equipo noruego sería de seis puntos, los que quedarían por jugarse. Pero como el primer criterio de desempate es el enfrentamiento directo entre los equipos empatados, dos derrotas de la Real y dos victorias del Rosenborg podrían dar todavía con los huesos del equipo txuri urdin en la tercera plaza y, por consiguiente, en su eliminación. Juegan, no obstante, el equipo más goleador de la Europa League, la Real, igualada precisamente con el Zenit, contra el segundo equipo que menos goles ha marcado, el Vardar, solo uno, superando únicamente el Macabbi Tel Aviv en el Grupo A.

El Vardar va a ser el primer equipo macedonio que juegue en San Sebastián en competición europea. El único equipo de la antigua Yugoslavia que visitó a la Real fue el Partizán de Belgrado. Aquel día, Larrañaga dio la victoria por un corto 1-0 enganchando una fenomenal volea al borde del área. Ese resultado no lo pudo hacer valer la Real en el encuentro de vuelta, y cayó eliminada por penaltis. Será el octavo partido de liguilla europea que ve Anoeta, hasta ahora con un balance totalmente igualado de dos victorias locales, dos visitas y tres empates. Eso sí, son tres los partidos consecutivos europeos en Anoeta conociendo solo la victoria y sin encajar un solo gol, ante Aberdeen y Kranodar, por 2-0 y 1-0 respectivamente, en las previas de la Europa League de la temporada 2014-2015 y ante el Rosenborg por 4-0 en la presente edición del torneo.

domingo, octubre 29, 2017

Una Real acribillada a niveles históricos

Con los dos del Getafe, la Real lleva ya 20 goles encajados.
Si hay algo que resulta increíble en la errática trayectoria de la Real, que alcanza niveles de una brillantez inmensa como lagunas de enorme profundidad, es el elevadísimo número de goles que está encajando. Tanto, que su portería está siendo acribillada a niveles ya históricos. Con los dos de Getafe, el equipo de Eusebio ya ha sacado el balón del fondo de su portería en 20 ocasiones, una contundente media de dos por partido que dificulta enormemente sumar puntos a pesar de haber anotado ya 21. Desde el mítico ascenso de Puertollano, en 1967 nada menos, la Real solo había llegado a la décima jornada de Liga encajando una cifra superior a esos 20 goles actuales en una ocasión, en la temporada 2000-2001.

Aquella Real de comienzo de siglo, con Asper de portero, comenzó la temporada empatando a dos en Anoeta ante el Racing, perdiendo 4-1 ante el Celta en Balaídos, empatando a uno en casa ante el Deportivo, ganando 1-2 en Montjuic al Espanyol, cosechando la peor derrota de la historia de Anoeta por 0-6 ante el Barcelona y encajando otro 4-1 en Vallecas ante el Rayo. Ahí acabó la etapa de Javier Clemente al frente del equipo txuri urdin. A su relevo, Periko Alonso, no le fueron mejor las cosas. Ya con Alberto bajo palos, perdió 1-4 en Anoeta ante el Real Madrid y, aunque ganó 0-1 al Alavés en Mendizorroza, en el único de los diez primeros partidos en los que no encajó gol, sumó dos derrotas más por la mínima, 0-1 ante el Mallorca y 1-0 ante el Oviedo. Hace 17 años eran 24 los goles que había encajado la Real a estas alturas.

Ahora ya son 20. Un gol del Espanyol, dos del Celta, Deportivo y Getafe; tres del Real Madrid, Levante y Valencia y cuatro del Betis suman esa escandalosa cifra para un equipo que tiene un rodaje y que en lugar de mejorar ha agudizado los problemas que acumula en este sentido desde la pasada temporada. En la 2016-2017, la Real encajó 53 goles, 1,4 por partido. Fue el equipo que más goles encajó entre los diez primeros de la clasificación. Pero es que ahora esa media se ha disparado hasta los dos goles por partido, sin que Eusebio haya sabido encontrar una explicación o una solución. Y es un lastre, como se decía histórico.

En la jornada 10 de Liga, solo en seis ocasiones llevaba más goles encajados el equipo txuri urdin que los que ya ha recibido esta temporada. El récord está en la temporada 1932-1933, cuando llevaba 32. En la 1934-1935, la del primer descenso a Segunda de la historia, eran 27. En la 1941-1942, cuando también se perdió la categoría, 25. 24, como ya se ha dicho, en la 2000-2001. Hasta los 22 llegó la Real de la temporada 1959-1960. Y uno menos, 21, llevaba encajados en la 1956-1957. 20, como ahora mismo, llevaba el equipo txuri urdin en las campañas 1931-1932, 1947-1948 y 1961-1962, la del penúltimo descenso a Segunda, en la etapa que finalizó con el ascenso de Puertollano. La Real 2017-2018 se suma a esta sangría que entra en la parte más negativa de los libros de historia y que urge frenar cuanto antes.

sábado, octubre 28, 2017

PREVIA Getafe - Real Sociedad. A seguir crecidos lejos de Anoeta

Canales, en el último encuentro en Getafe, 2015-2016.
A estas alturas, y viendo los resultados cosechados en Anoeta, es lícito decir que la Real está dando una mejor cara lejos de su estadio. La siguiente prueba, Getafe (domingo, 12.00, Coliseum Alfonso Pérez, beIN La Liga), una que clasificatoriamente parece menos exigente pero que seguro dará problemas al equipo txuri urdin, porque no es una plaza cómoda para la Real históricamente hablando, aunque haya puntuado allí en sus tres últimas visitas. Lo que está claro es que mientras se sigan escapando puntos de Anoeta Eusebio va a tener que seguir dependiendo de que sus muchachos rasquen puntos fuera a domicilio, ante un equipo en el que jugará Markel, con el que solo hay cláusula del miedo en Anoeta. Y habrá que hacerlo, además, con un centro del campo sin Illarramendi ni Zurutuza, dos de las tres piezas esenciales para Eusebio.

Aunque Eusebio no hubiera decidido llevar a cabo su política de rotaciones esta temporada, habría tenido muy difícil mantener su once tipo. Dos son las bajas nuevas que afrontará en esta jornada. Por un lado, Illarramendi cumplirá el partido de sanción que conlleva su expulsión del pasado lunes. Por otro, una gastroenteritis ha tumbado a Kevin. Tras el redebut de Toño Ramírez en la Copa el pasado jueves, Rulli volverá a la portería salvo sorpresa mayúscula. Por delante de él, jugarán Odriozola, que regresa, y De la Bella en las bandas, y lo más probable es que la pareja de centrales la formen Iñigo Martínez y Llorente. La otra posibilidad es Elustondo, ya que Navas es el único jugador que Eusebio ha dejado fuera de la convocatoria por motivos técnicos.

El centro del campo que nos sabíamos de carrerilla se le queda muy cojo a Eusebio con las ausencias de Illarra y Zurutuza, que no ha llegado a tiempo de Getafe pero que está a punto de reaparecer. Así, Zubeldia jugará de 4 y la duda es quién acompañará al incombustible Xabi Prieto. Pardo y Guevara son los que más opciones tienen, pero no se puede descartar a Canales. La punta de ataque la formarán probablemente Juanmi, Oyarzabal y Willian José, también con opciones para Januzaj y Vela. Quienes parece que estarán seguro en el banquillo son Toño, Gorosabel y Bautista. A las bajas ya mencionadas hay que sumar a los que ya llevan tiempo en la enfermería, Carlos Martínez y Agirretxe, además de Guridi.

El empate que se dejó la Real el pasado lunes ante el Espanyol impidió el asalto a la zona europea. El equipo txuri urdin es noveno con 14 puntos, a dos de la sexta plaza, ahora en poder del Villarreal. El Getafe, por su parte, es decimocuarto con nueve puntos, y tiene un colchón de tres puntos sobre las plazas de descenso. Los datos animan a pensar en un partido con goles. Para empezar, solo tres equipos han sumado más que la Real a domicilio, pues el equipo de Eusebio cuenta con tres victorias y una derrota en los cuatro partidos disputados lejos de Anoeta, y el que perdió ante el Levante es el único en el que no logró marcar ningún gol. Números opuestos los del Getafe en casa, una sola victoria, 4-0 ante el Villarreal, y tres derrotas, eso sí ante equipos habituales de la zona noble, Real Madrid, Barcelona y Sevilla. Ante el equipo andaluz fue la única ocasión en la que el Getafe no marcó en su casa.

La historia habla de nueve partidos jugados por la Real en Getafe, siempre en Primera División y con un balance favorable a los azulones, que ganaron en cinco de ellos. El conjunto txuri urdin ganó en dos ocasiones y empató en otras dos. Si la Real deja su portería a cero en Getafe, gana. Así sucedió en su victoria más amplia, el 0-4 de la temporada 2010-2011 con goles de Griezmann, Xabi Prieto de penalti y dos de Aranburu, y en el 0-1 de la 2014-2015 con un tanto de Iñigo Martínez. Nunca le ha marcado el Getafe más de dos goles a la Real, y 2-0 en su triunfo más abultado, el de la temporada 2004-2005, precisamente el del primer duelo en el que estos dos equipos se vieron las caras. El cuadro realista no pierde en Getafe desde la temporada 2012-2013, desde entones ha sumado dos empates y una victoria.

El último Getafe-Real Sociedad, el de la temporada 2015-2016, llegó poco después de que Eusebio se hiciera cargo del banquillo txuri urdin. Los realistas entraron bien en el partido e hicieron una buena primera mitad en la que dejaron muy marcadas sus señas de identidad. Pero estuvieron cerca de arruinar su buen trabajo al encajar el 1-0 en el primer minuto de la segunda mitad, al cabecear Sarabia un buen centro de Lafita. Pero la Real reaccionó bastante bien y provocó que Guaita se convirtiera en el mejor jugador del encuentro, deteniendo hasta tres clarísimas ocasiones de la Real. Cuando el empuje de los de Eusebio parecía estar bajando fue cuando llegó el empate. Su autor, Agirretxe, al rematar en el segundo palo una falta botada por Granero y peinada por Jonathas. El Getafe reclamó un fuera de juego posicional de Reyes, que no hizo nada por tocar el balón pero que estaba en su trayectoria en posición ilegal. El gol valió y, aunque quedaba tiempo, el marcador no se movió más.